¡ENVIAMOS A TODOS LOS PAÍSES!

Cuenta la leyenda que la malla del aro de un atrapasueños solo deja pasar los buenos sueños y las ilusiones, que nos llegan deslizándose por las plumas mientras dormimos. Los malos sueños quedan retenidos en la malla y se desvanecen con los primeros rayos del alba.